miércoles, 29 de septiembre de 2010

¿Quién tira la primera piedra?


Irán suspende la lapidación de Sakineh

La presión internacional ha surtido efecto. Tras semanas de pretender que ignoraba la indignación de medio mundo por la condena a morir lapidada a una mujer acusada de adulterio, Irán anunció que ha suspendido la ejecución de Sakineh M. Ashtianí y que su proceso va a ser revisado.



Cada año, decenas de mujeres son condenadas en Irán al látigo, la lapidación u otras penas cuya barbarie pone los pelos de punta: más allá del caso Sakineh, es urgente recordar al régimen de los mulás las promesas hechas en 2002 y 2008 respecto a la abolición de ese tipo de castigos.

Está en juego la vida de una mujer.

Y también la libertad y la dignidad de cientos de ellas.